martes, 24 de abril de 2012

Solecismos V - Pleonasmo


Se asocia con la reduncia y el énfasis. Según el DRAE, «consiste en emplear en la oración uno o más vocablos innecesarios para que tenga sentido completo, pero con los cuales se añade expresividad a lo dicho; p. ej.lo vi con mis propios ojos.»
Si bien José martínez de Sousa se muestra un poco más severo, considera correctos los pleonasmos que dan más énfasis a la oración, pero sólo "en ciertas situaciones" (verlo por sí mismo, a mí me buscan, al fin y a la postre, nunca jamás, sea como sea, diga lo que diga). 
Los casos que censura el lexicógrafo español son los siguientes:
  1. Hacer frente a los dos frentes.
  2. Volver a reincidir.
  3. Reiniciar de nuevo.
  4. Este fármaco es aproximadamente unas diez veces más potente.
  5. No ha recibido apenas ningún tipo de atención.
  6. Elegante y grandiosa a un mismo tiempo.
  7. Nosotros escribimos este libro, yo salí a la calle.
  8. Pequeña vaquilla, pequeña miniencuesta, niño pequeño.
  9. La ciudad de Magdeburgo (donde burgo significa «ciudad») 
El último ejemplo para mí es una exageración, porque «burgo» forma parte de un nombre propio.

En los diarios argentos podemos encontrar estas cosas:

Clarín 17-04-2012
Redundante. Lo correcto: "Los archivos y otras pertenencias de la alta dirección...".

jueves, 12 de enero de 2012

Solecismos IV - Zeugma

Del griego zeugma «que sirve para unir, enlace». Según el diccionario de la Real Academia Española «consiste en que cuando una palabra tiene conexión con dos o más miembros del período, está expresa en uno de ellos y ha de sobreentenderse en los demás». Ejemplos: «Era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, gran madrugador y amigo de la caza», donde el verbo era se refiere a los cinco atributos pero sólo aparece en el primero; también: «La madre barre la sala, y la hija, el comedor».
Lázaro Carreter distingue el zeugma simple, donde la palabra no expresada es exactamente la misma que figura en el enunciado (Jorge compró un collar, y su hermana [compró] un anillo), del compuesto, en el que la palabra necesitaría alguna variación morfológica si fuera expresada: El partido fue distraído, y los goles [fueron] emocionantes. También se puede usar el zeugma con finalidades retóricas, pero no me ocuparé de ese aspecto.
A su vez, el zeugma es un tipo de elipsis que evita repeticiones innecesarias, pero que puede dar lugar a discordancias gramaticales y regímenes irregulares.

Ejemplos (Sigo con los ejemplos del libro de Cassany)

Major planta cara a sus rivales y Rocard, sin opción a la presidencia.
Corrección
Major planta cara a sus rivales y Rocard no tiene opción a la presidencia.
Major planta cara a sus rivales y Rocard se queda sin opción a la presidencia.

Romario, que marcó tres goles y le fueron anulados otros dos, y Stoichkov, que falló un penalti y marcó dos tantos, pusieron en pie al público del Camp Nou.
Corrección
Romario, que marcó tres goles y al que le fueron anulados otros dos, y Stoichkov, que marcó dos tantos y falló un penalti, pusieron en pire al público del Camp Nou.
Romario, que marcó cinco goles (2 anulados), y Stoichkov, que marcó dos y falló un penalti, pusieron en pie al público del Camp Nou.

En el primer ejemplo, las dos frases coordinadas no comparten el verbo «plantar», de modo que no se puede eliminar el segundo verbo con una coma. Si bien se trata de un titular periodístico, la frase tiene un estilo telegráfico impropio. En el segundo, los dos relativos que complementan Romario tienen regímenes verbales distintos y no pueden coordinarse: Romario marcó (sujeto) pero fueron anulados a Romario (objeto indirecto); por otra parte, los dos relativos de Stoichkov presentan una asimetría con los primeros.
Las asimetrías, o los defectos y roturas de estructuras sintácticas paralelas, también pueden incluirse en un concepto amplio de zeugma:

miércoles, 4 de enero de 2012

Solecismos III - Anantapódoton

En griego significa «privado de la correspondencia simétrica». Es una variante del anacoluto, en el que sólo se expone uno de los dos elementos correlativos que tendrían que aparecer en la frase.
A veces es difícil diferenciar el anacoluto del anantapódoton, ya que los dos rompen el curso lógico de la oración.

Ejemplos (tomo dos de Cassany porque, para variar, no encuentro notas con errores para sacar extractos cuando lo necesito)

El sistema permite mejorar, por una parte, el ruido de los vehículos y el alto riesgo de accidentes.
Corrección:
El sistema permite mejorar, por una parte, el ruido de los vehículos y, por otra, el alto riesgo de accidentes.

En los Estados Unidos, los unos querían intervenir, pero nadie quería la guerra.
Corrección:
En los Estados Unidos, los unos querían intervenir, pero los otros no querían la guerra.
En los Estados Unidos, algunos querían intervenir, pero nadie quería la guerra.

La Nación 23-11-2011





Corrección:
"Por una parte, nosotros incrementamos los salarios y, por otra, ellos inmediatamente incrementan los precios", se quejó.
Nota: no importa que el entrevistado lo haya dicho mal, es obligatorio realizar la edición.

martes, 3 de enero de 2012

Solecismos II - Anacoluto

Viene del griego anakoluthon, negación de akoluthon, que significa «el que sigue, compañero de viaje». Son aquellas frases rotas, donde la segunda parte no acompaña a la primera o no se corresponde con ella.
Estas fallas generan oraciones o párrafos incoherentes y se producen por el uso incorrecto se los signos de puntuación, por la ausencia del verbo principal o del sujeto, etc. Si bien al releer y restituir los lazos lógicos de significado podemos comprender el enunciado, en ocasiones se hayan estructuras imposibles de recomponer.

Ejemplos

Contexto24.com 10-12-2011

Nada que explicar. Oración sin sentido. Bastaba con añadir (y conjugar) el verbo «dar».



Heraldo (España) 17-09-1994

                            
                             
                              Imposible de editar. Se debe rehacer.











La definición de Solecismo está aquí. 


domingo, 11 de diciembre de 2011

Solecismos I - Silepsis

En la antigüedad, los habitantes de la villa de Soloi, una colonia ateniense ubicada en lo que hoy conocemos como Turquía, tenían tanta fama de hablar mal el griego que el término solikismos (y después en latín soloecismus) pasó a designar las expresiones que contravenían las reglas de la gramática.
Los solecismos son los barbarismos léxicos, los calcos sintácticos de otras lenguas, las frases incoherentes, la ausencia de concordancia y, en definitiva, cualquier falta que no respete las normas del lenguaje.
Este concepto engloba varias fallas y cada una se denomina de una manera específica. En este post desarrollaré la primera, basándome en la clasificación que realizó Daniel Cassany. En las actualizaciones posteriores me ocuparé de las cuatro restantes.

Silepsis
También conocida como concordancia ad sensun o discordancia, consiste en quebrantar el género, el número o la persona en una frase.
En el siguiente ejemplo tenemos el uso correcto (subrayado en verde) y el casi incorrecto (subrayado en rojo) del número dentro del mismo párrafo. El segundo caso no está del todo mal, aunque yo lo corregiría, porque "decidieron" está referido a "un grupo", por lo tanto lo apropiado sería "un grupo de políticos republicanos (...) decidió boicotear (...)", o bien "políticos de un grupo republicano (...) decidieron boicotear (...)".

Clarín 14-10-2011